Historia del balonmano

Historia del balonmano

 

¬ŅCu√°ndo se invent√≥ el Balonmano?

La historia del balonmano viene heredada por juegos realizados anteriormente por otras civilizaciones del planeta ya que estos juegos similares al balonmano de equipo moderno han sido jugados históricamente en muchas culturas diferentes alrededor del mundo.

 

Creciendo en Irlanda en los a√Īos 50, hab√≠a ciertos hechos que se percib√≠an como evidentes: el sol sal√≠a en el este, Am√©rica era la tierra de las oportunidades y el balonmano era un invento irland√©s. Crecimos con historias de Fionn Mc Cool, Cuchulainn y otros h√©roes legendarios que, saliendo del crep√ļsculo celta, se relajaban despu√©s de sus grandes haza√Īas en la batalla y la caza jugando al hurling (ariel hockey) y al balonmano. En los √ļltimos a√Īos, fue una gran sorpresa saber que otros pa√≠ses, como Espa√Īa, Francia e Italia, tambi√©n se atribu√≠an el m√©rito de haber sido la sede original del partido.

La investigaci√≥n hist√≥rica estricta, en lugar de mitos y leyendas, da pocas pistas sobre los or√≠genes del juego. Los elementos que intervienen en el bal√≥n, la pared, los jugadores y las reglas deben haber evolucionado en muchos pa√≠ses diferentes en diferentes momentos. Los cronistas de la antig√ľedad se habr√≠an ocupado principalmente de la vida de los gobernantes y reyes; las actividades de ocio de la gente se registrar√≠an s√≥lo en la medida en que afectaran a la vida de la nobleza.

 

El primer registro de juegos de pelota con la mano

El primer registro de juegos de pelota con la mano es del a√Īo 2000 a.C. en Egipto. Sus sacerdotes del templo de Osiris en Tebas estaban representados en las tumbas que golpeaban la pelota con la mano. Esta evidencia iconogr√°fica tambi√©n se encuentra en Am√©rica, donde los juegos de pelota formaban parte integral de la cultura prehisp√°nica. Se han identificado m√°s de 700 canchas de pelota desde Arizona hasta Nicaragua. Muchos de ellos con esculturas, bajorrelieves y vasijas pintadas. Mostrando a la gente jugando con las manos. Las m√°s antiguas datan del a√Īo 1500 a.C., y es interesante observar que en s√≥lo una de sus √°reas se juega con una pared que representa la tierra de los chichimecas de la meseta mexicana. Un juego de una sola pared todav√≠a se juega en los Estados Unidos alrededor de Zacateca, donde hay m√°s de 400 canchas con la mayor√≠a de las dimensiones 12m x 6m – casi 40′ x 20′.

Mientras tanto, en Europa, el escritor griego Homero se refiere a un juego de balonmano inventado por Anagalla, princesa de Esparta, y describe la acci√≥n de una manera pintoresca, aunque no muy informativa: “Sobre el prado verde juegan las v√≠rgenes deportivas, sus velos brillantes desatados a lo largo de los cielos, sacudidos y retozados, la pelota vuela incesantemente”. En Irlanda se dice que un buen servidor de la pelota tiene un gran lanzamiento!

A Alejandro Magno (450 a.C.) se le atribuye el m√©rito de haber extendido el juego a las colonias griegas en Italia, y desde all√≠ fue a Espa√Īa, Francia y otras partes del Imperio Romano. Alrededor del a√Īo 1000 d.C., a medida que Europa emergi√≥ de la Edad Media, la menci√≥n del balonmano se hizo m√°s numerosa en los manuscritos. En Francia, los Jeux de Paume (juegos de palma) se hicieron populares tanto entre la nobleza de sus cortes cerradas como entre la gente com√ļn que jugaba a la “longe-paume” en tierras comunes. La anulaci√≥n medieval de San Foix, escrita alrededor del a√Īo 1300 d.C., describe el juego. “El ejercicio consiste en recibir la pelota y devolverla con la palma de la mano. El juego se jugaba primero con la mano desnuda, luego con el guante, con o sin forro; despu√©s se atan con cord√≥n o ratas alrededor de la mano para hacer que la pelota rebote con m√°s fuerza”.

Hasta ahora no hay ninguna menci√≥n en ninguna de las fuentes de un juego de rebote contra una pared, el juego jugado fue de tenis manual y esto todav√≠a se juega en partes de Espa√Īa, Francia, Holanda y Suecia. La pelota original utilizada estaba hecha de piezas de tela fuertemente enrolladas y cosidas entre s√≠, lo que habr√≠a dado poco rebote contra la pared. El juego de los Jeux de Paume con la adici√≥n de guantes m√°s grandes y largos finalmente se convirti√≥ en el juego del tenis. La controversia mano contra raqueta fue comentada por Erasmo el fil√≥sofo holand√©s en 1524: “Puedes sudar m√°s, pero el juego es m√°s bonito cuando se juega con la mano”.

Por esta √©poca, el juego con la mano contra la pared se menciona por primera vez en Escocia en 1427, cuando el rey Jaime I pag√≥ un alto precio por su adicci√≥n al juego. Hab√≠a ordenado a sus hombres que bloquearan una ventana del s√≥tano que interfer√≠a con su balonmano. Poco tiempo despu√©s descubri√≥ que esta ruta de escape estaba cortada cuando los asesinos vinieron a asesinarlo: “Desgraciadamente, en esa b√≥veda hab√≠a una vez un hueco por el que el Rey podr√≠a haber huido, pero tres d√≠as despu√©s se cerr√≥ el muro si hubiera sido por su voluntad; porque la pelota correr√≠a por all√≠ cuando no estuviera en la palma de su mano.”

Exactamente 100 a√Īos despu√©s, los estatutos de la ciudad de Galway de 1527 prohib√≠an jugar a los juegos de pelota contra las murallas de la ciudad y esta es la primera menci√≥n de la obra de rebote en Irlanda. Las mismas leyes prohib√≠an a cualquier persona con nombres que comenzaran con O’ o Mac estar en esta ciudad ocupada por los ingleses entre el atardecer y el amanecer. Galway, en la costa oeste de Irlanda, ten√≠a muchos v√≠nculos comerciales con Espa√Īa, especialmente con las regiones vascas, donde se jugaba y se juega el juego de Pelotamano de forma extensiva – todav√≠a hay mucha controversia en cuanto a qui√©n introdujo el balonmano de pared al otro – el jurado est√° todav√≠a fuera.

A partir de 1600, las referencias al balonmano se multiplicaron, sobre todo por parte de las autoridades eclesi√°sticas, que se preocupaban por la costumbre de jugar al balonmano contra la pelota.

Las iglesias de muchos países europeos, temerosas de sus propios vitrales, tenían avisos que prohibían jugar en los recintos de sus establecimientos. El obispo Braybrooke de Londres en 1620 no se opuso irrazonablemente al juego de pelota dentro de la iglesia.

La nobleza que durante unos siglos hab√≠a jugado al balonmano en sus castillos y mansiones se dedicaba cada vez m√°s a los deportes de raqueta como el tenis de interior o el Royal Tennis. Se convirti√≥ en un juego muy jugado por la Realeza (el rey Enrique VIII construy√≥ una cancha en Hampton que a√ļn sobrevive). En Londres, los hombres de negocios con un ojo para la oportunidad principal, construyeron cientos de estas canchas, pero en 100 a√Īos incluso el juego de raqueta y otros ejercicios f√≠sicos pasaron de moda. Los juegos de cartas y las actividades menos agotadoras, como el teatro y la bebida, se convirtieron en los pasatiempos preferidos, y muchas de las canchas cubiertas se pusieron a disposici√≥n para jugar al balonmano. El London Advertiser en 1742 llevaba muchos anuncios, como uno insertado por Thomas Higgins para sus Cinco Cortes. “Las canchas pueden ser reservadas por hora o d√≠a; para jugar balonmano hasta que sean necesarias para el tenis.” Hay muchas pruebas de que muchos de los jugadores eran irlandeses y hab√≠an tra√≠do el juego a Londres, como lo har√≠an despu√©s con Australia y Estados Unidos.

Muchos relatos de balonmano son dados por escritores del siglo XVIII que indican que el balonmano de una sola pared se jugaba en Irlanda desde al menos 1700 d.C. El sureste de Irlanda se convirti√≥ en una zona de inter√©s period√≠stico en 1798 como resultado de los disturbios civiles durante ese a√Īo. Los relatos contempor√°neos listan a John Murphy, l√≠der de los rebeldes, como un famoso jugador de balonmano y muchas de las canchas eran lugares de reuni√≥n de sus seguidores.

La aristocracia también era partidaria y jugadora del juego. Muchos de los terratenientes dieron terrenos para la construcción de canchas, y se dijo que el famoso dandy de Dublín Buck Whaley, por una apuesta de cien guineas ($300), había caminado a Jerusalén y jugado balonmano contra sus paredes. En el Museo Monaghan hay una acuarela fechada en 1782 que muestra un juego de balonmano que se juega contra las paredes del Castillo Blaney.

Los inmigrantes irlandeses que se trasladaron a Inglaterra introdujeron el juego a los ingleses y mientras se jugaba en una sola pared, las canchas de tenis cubiertas se convirtieron en lugares populares para el balonmano. En estos, el juego fuera de la pared lateral se convirti√≥ en una caracter√≠stica – las canchas eran demasiado largas para el juego en la pared trasera. En Londres, John Cavanagh, un irland√©s trasplantado, reconocido como jugador de balonmano sin igual. Su obituario, escrito por Hazlitt en 1819, indicaba la gran estima que le ten√≠an. “No es probable que nadie vea el juego de balonmano en su perfecci√≥n durante muchos a√Īos, porque Cavanagh est√° muerto y no ha dejado atr√°s a los suyos.”

Los irlandeses que regresaron, as√≠ como los militares y la polic√≠a inglesa, pueden haber tra√≠do de vuelta a Irlanda la caracter√≠stica a√Īadida de las paredes laterales. El juego fue alentado entre los militares y en las escuelas de las clases terratenientes. Los tribunales con paredes laterales a menudo se llamaban Fives Courts y se han identificado en Wexford, Clare y Dubl√≠n. La poblaci√≥n local, a menudo excluida de estas instalaciones, sigui√≥ jugando en sus “callejones” de una sola pared, a menudo en el extremo del front√≥n de las casas y en las ruinas de los castillos y las iglesias.

Los juegos organizados nunca fueron una caracter√≠stica de esta era temprana. No hab√≠a nacionales, pero s√≠ la primera gira profesional. Ya en 1850, jugadores como Martin Butler, de Kilkenny, y William Baggs, de Tipperary, con aparentemente ninguna ocupaci√≥n fija, viajaban por toda Irlanda para jugar por dinero contra los campeones locales. Otra caracter√≠stica fue el fomento del balonmano y otros deportes ga√©licos por parte de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y otras √≥rdenes de ense√Īanza cat√≥lica. Muchos de estos hombres m√°s tarde trajeron el juego a Sud√°frica, Am√©rica y Australia, a escuelas como la Universidad de Duquesne en Pittsburgh y las escuelas secundarias en Butte, Mont…

Muchos de los campeones de balonmano de esta √©poca destacaron en otros deportes, especialmente en aquellos que requer√≠an fuerza y resistencia. Tales atributos eran necesarios para los partidos que a veces inclu√≠an 21 partidos! El mejor jugador de la d√©cada de 1880, David Browning de Limerick, tambi√©n fue campe√≥n de remo, lanzador de peso y boxeador. Finalmente fue derrotado por el estadounidense John Lawlor en 1885, quien inmediatamente se proclam√≥ campe√≥n de Irlanda. Como tal, fue desafiado por Phil Casey de Nueva York por el t√≠tulo mundial y una bolsa de 1.000 d√≥lares. En el Cork Court (80′ x 40′), Lawlor gan√≥ siete juegos contra los tres de Casey, pero el regreso en la propia cancha de Casey en Brooklyn hizo que Casey ganara los ocho juegos necesarios para reclamar el t√≠tulo.

Este encuentro entre los campeones de Estados Unidos e Irlanda pareció ser el comienzo de un fructífero intercambio entre ambos países. El interés era alto y la publicidad extensiva, y el juego recibió un impulso masivo con las canchas de cada país rechazando a cientos de personas que querían ver los juegos. Pero la dificultad de viajar, las diferencias en los tribunales, las reglas y los balones, y la interferencia de los patrocinadores y promotores dificultaron la organización de este tipo de actividades.

Casey Fitzgerald de Irlanda, Eagen, (a veces deletreado Egan) y James Kelly de Nueva York fueron a su vez reconocidos como Campeones Mundiales. Pero a menudo los partidos por el t√≠tulo eran insatisfactorios. La victoria de Eagen sobre Oliver Drew de Cork se vio empa√Īada por las discusiones sobre los recibos de la puerta y una salida de Drew. Kelly, en su partido contra J.J. Bowles of Limerick, ten√≠a una cl√°usula en su contrato que obligaba a este √ļltimo a servir todos los balones a su mano izquierda dominante. Tales controversias y malos sentimientos pronto llevaron al abandono de la serie y pasaron casi 20 a√Īos antes de que los desaf√≠os irlandeses/estadounidenses se reanudaran de nuevo.

Esta situaci√≥n ca√≥tica estaba pidiendo a gritos que se organizara. En Irlanda, la Gaelic Athletic Association intent√≥ poner orden en el juego mediante la codificaci√≥n de las reglas y la organizaci√≥n de torneos. Del mismo modo, la A.A.U., que controlaba muchos deportes aficionados en Am√©rica, organiz√≥ en 1897 el primer torneo oficial entre Eagen y James Dunne de Brooklyn. Eagen gan√≥ este partido con facilidad y durante los siguientes nueve a√Īos viaj√≥ mucho por Estados Unidos jugando con todos los desaf√≠os por su t√≠tulo.

La afirmaci√≥n de los historiadores del balonmano de que la cancha de Phil Casey en Brooklyn fue la primera que se construy√≥ en Am√©rica fue refutada por John J. Condon de San Francisco. Encontr√≥ listados de dos tribunales en 1873, en el directorio de su ciudad natal. Condon es m√°s tarde conocido por haber jugado “Midge” Maquire para el Campeonato Mundial en 1915, pero la designaci√≥n del t√≠tulo parece haber sido instigada por los promotores.

El balonmano fue traído a Australia por los irlandeses y la Ley de 1838 de Nueva Gales del Sur prohibió a los ciudadanos tener canchas de balonmano en o cerca de sus hoteles. El primer campeonato se jugó en Melbourne en 1847 con un premio de $150 y para 1880 muchos juegos de campeonato estaban cubiertos e iluminados por la luz del gas. El campeón de 1882 fue Keenan (NSW), que venció a Eagan (Victoria), 21-8, 21-0, 21-5, 21-4, lo que debe indicar un partido de siete partidos. En 1883, C. Hayes ganó un torneo especial para decidir quién debía viajar a Estados Unidos para jugar contra Jim Jones por el título mundial, pero no había suficientes fondos disponibles para el viaje.

Como este relato del balonmano de los siglos XVII y XVIII llega a su fin, es interesante ver c√≥mo ha evolucionado nuestro gran juego desde entonces. En nuestro poder √ļltimamente lleg√≥ un conjunto de Reglas Oficiales de Juego con fecha de 1895 y que tienen un n√ļmero de referencia de archivo policial (¬°debe haber una historia en alguna parte!). Muchas de las reglas parecer√°n extra√Īas a nuestros jugadores actuales, pero es importante ver de d√≥nde viene el juego. Hemos reproducido una selecci√≥n de las reglas:

Un callej√≥n debe tener 60′ de largo (o lo m√°s cerca posible).

Para los callejones con pisos de arcilla, la línea corta será de dos tercios de la longitud de la pared frontal, mientras que para los pisos de concreto será a mitad de camino.

El servicio será desde cualquier lugar dentro de la línea corta.

Un tablero de anuncios de 4″ de alto se coloca en la base de la pared frontal y todas las bolas deben golpear por encima de √©sta.

Los juegos son de 15 ases; los partidos consisten en cualquier n√ļmero impar de juegos.

Se pueden jugar individuales, dobles o triples.

No se permite sacudir (supongo que atrapar y lanzar) en los partidos del campeonato, pero se permite patear la pelota.

Una pelota que cruza las líneas en las que ha sido jugada y fallada contará contra el lado que falló.

Las pelotas que salten sobre una línea deberán estar sobre esa línea y tres bolas cortas o largas en el servicio serán una mano.

Los receptores pueden jugar con pelotas cortas o largas si lo desean.

Cuando James Kelly de Nueva York derrot√≥ a J. J. J. Bowles de Irlanda por el t√≠tulo mundial en 1909, fue la √ļltima ocasi√≥n para que los campeones de ambos pa√≠ses se enfrentaran entre s√≠ hasta que se inauguraron los campeonatos mundiales en 1964. Durante este per√≠odo de separaci√≥n el juego en Estados Unidos comenz√≥ a alejarse de sus ra√≠ces irlandesas y cuando los estadounidenses regresaron a Irlanda en los a√Īos 70 trajeron consigo un juego muy diferente.

En esta primera mitad del presente siglo, la caza en Irlanda tambi√©n sufri√≥ cambios trascendentales influenciados en muchos casos por la emigraci√≥n a trav√©s del Atl√°ntico. La pelota de goma se empez√≥ a utilizar a pesar de la negaci√≥n de los tradicionalistas a los hombres del “Rubber Bag”, se introdujo la caja de servicio, se acortaron los partidos a lo sumo a cinco juegos y se construyeron paredes traseras en muchas de las canchas de tres paredes. El concepto de balonmano como un juego para todos no estaba todav√≠a de moda y la mayor√≠a de los torneos implicaban partidos entre los mejores jugadores a cambio de premios en met√°lico e implicaban muchas apuestas. Bowles sigui√≥ siendo el hombre objetivo durante casi 20 a√Īos y tuvo algunas batallas encarnizadas con rivales como Cayne, Lyons y O’Leary. Las familias, como todav√≠a lo hacen, se involucraron en el juego – los O’Herlikey’s de Cork se involucraron mucho en la organizaci√≥n de torneos y en el entretenimiento de los jugadores estadounidenses. Los campeones del juego de pelota similar – Sastra y Dom Pedro – vinieron de las regiones vascas de Espa√Īa y Francia y el futuro parec√≠a prometedor para las relaciones con los c√≥digos europeos de balonmano.

El balonmano por fin estaba avanzando en Gran Breta√Īa – el clero irland√©s, como ya lo hab√≠a hecho antes en Am√©rica, introdujo el juego en escuelas y seminarios. Los trabajadores irlandeses de los ferrocarriles y de las minas llevaron el juego a zonas como Yorkshire, Durham y el sur de Gales. Una fotograf√≠a tomada en 1906 (y que aparece en el calendario de ICHA de 1995) muestra una multitud masiva viendo la final de tres paredes de ese a√Īo.

En 1910, la Inspecci√≥n Escolar inform√≥ que el balonmano era la actividad m√°s frecuentemente mencionada en la “recreaci√≥n”. Se hab√≠a convertido en un juego callejero ampliamente jugado contra cualquier superficie disponible y, por lo tanto, familiar para toda la poblaci√≥n. En el condado de Ballyporeen, Tipperary (hogar de los antepasados de Ronald Reagan), el historiador local Dan O’Donaghue informa que “todos jugaban al balonmano”. Los Campeonatos Nacionales segu√≠an siendo un asunto de desaf√≠os y complicados acuerdos con el titular, a menudo reacio (como en el boxeo) a poner su t√≠tulo en juego. A principios de los a√Īos 20, Morgan Pembroke de Dubl√≠n finalmente destron√≥ al campe√≥n Bowles con los partidos que se jugaban en el apogeo de la Guerra de la Independencia.

La Asociaci√≥n Ga√©lica de Atletismo, fundada cincuenta a√Īos antes para promover los Juegos Ga√©licos, comenz√≥ a interesarse m√°s activamente por el balonmano y ayud√≥ a crear la Asociaci√≥n Irlandesa de Balonmano Aficionado en 1924. Una de sus primeras tareas fue organizar pruebas y competiciones para ese a√Īo Tailteann Games (un festival de deporte y cultura irlandeses). Un equipo de estadounidenses lleg√≥ y para asombro de los irlandeses sus jugadores McDonagh, O’Donnell y Meeney hicieron un claro barrido de los eventos de invitaci√≥n tanto en el hardball como en el softball.

La condici√≥n de aficionado de la nueva asociaci√≥n la puso en oposici√≥n directa con la semiprofesional Uni√≥n Irlandesa de Balonmano, pero la mayor√≠a de los jugadores se transfirieron r√°pidamente al nuevo organismo. La UIH continu√≥ celebrando Campeonatos Nacionales e incluso Mundiales hasta 1936. La nueva asociaci√≥n atrajo el apoyo de los organismos estatales, en particular el Ej√©rcito y la Polic√≠a – el Comisionado de la Polic√≠a Nacional, O’Duffy, alent√≥ a sus miembros a jugar y construy√≥ instalaciones en las estaciones para ellos. Los jugadores de balonmano se convirtieron en figuras nacionales y los mejores jugadores como Soye, O’Neill y Perry aparecieron en series de tarjetas deportivas y otras publicaciones publicitarias. Los Juegos de Tailteann continuaron, pero los jugadores estadounidenses ya no asistieron.

Durante los a√Īos 30’s Perry, Gilmartin y Hasset Brothers dominaron el juego. El r√©cord de t√≠tulos nacionales de Gilmartin fue superado el a√Īo pasado por Duxie Walsh de Kilkenny. Durante la Segunda Guerra Mundial la escasez de caucho trajo un alto al juego de softbol y el juego original de hardball volvi√≥ a tener su propio juego. Gilmartin se rompi√≥ el cuello en un horrible accidente automovil√≠stico en Inglaterra durante la guerra, pero a√ļn as√≠ logr√≥ ganar de nuevo un t√≠tulo nacional en 1946. Otros grandes nombres de esta √©poca fueron Bergin, Sweeney, Rowe y Clarke. Administradores como Matt Byrne de Wicklow, el Secretario Martin O’Neill y una gran cantidad de otros ayudantes guiaron el juego hasta los a√Īos 50, cuando comenzaron los cambios m√°s trascendentales en el juego.

 

El Balonmano en la actualidad y resumen de su Historia

 

El balonmano por equipos, tal y como lo conocemos hoy en día, se desarrolló en el norte de Europa a finales del siglo XIX. Fue especialmente popular en Suecia, Noruega, Dinamarca y Alemania durante este período, y Dinamarca es ampliamente reconocida como la cuna del balonmano moderno. Las reglas del balonmano moderno fueron elaboradas por el profesor de gimnasia danés Holger Nielsen en 1898 y publicadas en 1906. Rasmus Nicolai, también un profesor danés, redactó reglas similares en 1897.

En Alemania, las reglas del balonmano fueron publicadas por Max Heiser, Karl Schelenz y Erich Konigh en 1917. Schelenz ajust√≥ las reglas unos a√Īos m√°s tarde, y fueron estas reglas ajustadas las que se utilizaron para el primer partido internacional de balonmano masculino en 1925, cuando Alemania se enfrent√≥ a B√©lgica. El primer partido internacional de balonmano femenino tuvo lugar cinco a√Īos m√°s tarde, cuando Alemania se enfrent√≥ a Austria, y en √©l se aplicaron las mismas reglas.

En 1926, el Congreso de la Federaci√≥n Internacional de Atletismo Amateur nombr√≥ un comit√© para elaborar un reglamento internacional para el balonmano de campo. Dos a√Īos m√°s tarde, se fund√≥ la Federaci√≥n Internacional de Balonmano Aficionado.

El balonmano sigui√≥ floreciendo en Escandinavia y Alemania, y el balonmano de campo masculino se exhibi√≥ en los Juegos Ol√≠mpicos de verano de 1936 en Berl√≠n. Despu√©s de eso, sin embargo, hasta los Juegos Ol√≠mpicos de verano de 1972 en Munich, el balonmano masculino no se convirti√≥ en parte de los Juegos Ol√≠mpicos, y el balonmano femenino no se a√Īadi√≥ hasta los Juegos Ol√≠mpicos de verano de Montreal en 1976.

El campeonato mundial de balonmano masculino se estren√≥ en 1938 antes de interrumpirse hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Luego se jug√≥ cada 4 (a veces 3) a√Īos hasta 1995. Desde el campeonato mundial de Islandia en 1995, el campeonato mundial se celebra cada dos a√Īos. El primer campeonato mundial de balonmano femenino tuvo lugar en 1957.

El 11 de julio de 1946, por iniciativa e invitación de Dinamarca y Suecia, se formó la Federación Internacional de Balonmano (IHF). Los miembros fundadores de la nueva federación fueron Francia, los Países Bajos, Suiza, Polonia, Noruega y, por supuesto, Dinamarca y Suecia. La IHF reemplazó a la Federación Internacional de Balonmano Aficionado (IAHF). Hoy en día, la IHF cuenta con casi 170 miembros y gobierna alrededor de 795.000 equipos en todo el mundo.

 

Campeonato del mundo de balonmano masculino

El primer campeonato mundial de balonmano del mundo tuvo lugar en 1938, en el Deutschlandhalle de Berl√≠n, los d√≠as 5 y 6 de febrero. Participaron cuatro equipos: Alemania, Austria, Dinamarca y Suecia. El campeonato se jug√≥ como un torneo de un solo grupo sin ning√ļn sistema de eliminatorias, y Alemania gan√≥ derrotando a cada uno de sus oponentes. El campeonato atrajo a unos 18.000 espectadores en dos d√≠as. Cada partido dur√≥ 20 minutos (10 por cada medio tiempo).

Durante el verano de 1938 se celebró el primer campeonato mundial masculino de balonmano de campo y, al igual que su predecesor en pista cubierta, se jugó en suelo alemán. Una vez más, el equipo alemán ganó.

Ambos campeonatos (de pista cubierta y de campo) fueron organizados por la Federaci√≥n Internacional de Balonmano Aficionado (IAHF), que en aquel entonces ten√≠a 10 a√Īos, y que estaba a punto de celebrar su d√©cimo aniversario.

Durante la Segunda Guerra Mundial no se jug√≥ ning√ļn campeonato mundial de balonmano. Despu√©s de la guerra, la reci√©n formada Federaci√≥n Internacional de Balonmano (que no inclu√≠a a Alemania) comenz√≥ a trabajar provisionalmente organizando un partido internacional entre Suecia y Dinamarca en 1946. El partido se jug√≥ en Gotemburgo, Suecia, el 6 de noviembre y Suecia derrot√≥ a Dinamarca por 9-7.

 

 

¬°Tengo m√°s curiosidades de la Historia para ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *