TIKAL, El templo del gran Jaguar

tikal, la ciudad de las estrellas
5 (100%) 1 vote

Tikal Maya

 

 

Fecha: 900 a. C.

Lugar: Selva del Petén (Guatemala)

Un 75 por ciento de pendiente para sus Pirámides fue la inclinación que los mayas creyeron necesaria para aproximarse a los dioses en Tikal, una ciudad que se parece —y mucho- a algunas ciudades asiáticas

 

Quizá fue la primera gran ciudad maya

Los primeros signos de su ocupación datan del año 900 a.C , bastante tiempo antes de la eclosión del país maya que emergió en las Mexicanas selvas del Yucatán siglos después y que dominó la llamada época clásica del desarrollo de esta cultura.

Tikal crece en el Petén de Guatemala. Ciertamente crece, y lo hace hacia arriba, hasta los casi 70 metros de altura de su construcción más elevada. Y crece también a lo ancho, hasta ocupar 576 kilómetros cuadrados entre los árboles y la maleza de una de las selvas más agrestes del planeta.

 

Son nada menos que más de 4.000 las construcciones que levantaron los mayas en esta ciudad imposible. Bueno, seré más exacto: 4.000 que han sobrevivido hasta nuestros días, ya que los habitantes de Tikal tenían la extraña costumbre de destruir los edificios que había ocupado una persona cuando ésta fallecía.

Pese a que las investigaciones en Tikal comenzaron hace apenas hace 60 años, los expertos ya han determinado con cierta seguridad que la ciudad pertenece al primer período maya.

Lo que sorprende es que siendo casi la génesis de esta enigmática cultura, en sus templos se detecte una armoniosidad y elaboración meticulosa.

 

Piramide de Tikal

 

 

piramide de tikal

 

 

Puede decirse que siendo las de Tikal las primeras pirámides construidas, la perfección de éstas no se logró en los venideros dos mil años. Como mucho, se igualó

Ahí radica uno de los enigmas de esta prodigiosa capital: desconocemos  cuál fue la fuente que les proporcionó tan elevado nivel de desarrollo.

 

Templo del gran jaguar

 

Otro detalle importante —y a tener en cuenta por el viajero antes de atreverse a “escalar”— es que los constructores de estas pirámides llevaron a  la máxima expresión su convencimiento de que estas edificaciones eran escaleras hacia el cielo

El templo del gran jaguar una pendiente de hasta el 75% por ciento, lo que la convierte en una auténtica pared vertical.

Mucho de los obreros que trabajaron en su construcción fallecieron al precipitarse por sus terribles terraplenes. Al igual que ellos hace miles de años, muchos turistas han perecido en su afán por alcanzar la corona que preside cada una de las pirámides de Tikal.

La también llamada “Manhattan de Centroamérica“, la Manhattan del pasado, se edificó para desafiar a la naturaleza y estar cerca de los dioses. El objetivo de aquellos hombres era elevarse por encima de la línea de la selva. Ceibas y caobas alcanzan en esta región del Petén los 50 metros de altura, y los mayas quisieron emerger entre la naturaleza de este apartado lugar que fue desconocido para el hombre moderno hasta 1848.

 

Tikal: lugar en donde se oyen las voces de los espíritus

 

 

Voces en tikal

 

Antes, nadie supo de Tikal, nombre que significa “lugar en donde se oyen las voces de los espíritus“.

Dicen los indígenas que aún hoy se puede escuchar a los antepasados, a aquellos hombres que perdían la vida en los sacrificios en honor de los dioses,que se celebraban en pirámides como las del Gran Jaguar, antaño pintadas de colores vivos, una tónica que sí puede considerarse como común a todas las ciudades mayas, que si bien hoy son un monocromo espectáculo de color tierra.

Antaño florecían en rojos, turquesas, amarillos, etc., los colores que utilizaban para pintar sus edificios. Pocos pueden explicar con sencillos razonamientos cómo los mayas convirtieron a esta ciudad en un prodigio arquitectónico. Su aislamiento, la falta de acceso a las canteras y otros impedimentos hacen de difícil justificación la aparición de Tikal.

 

Las ruinas de Tikal, La Ciudad de las Estrellas

 

Donde no había nada, surgió esta urbe que llegó a tener 70.000 habitantes y en la que sus líderes fueron enterrados en el interior de tumbas majestuosas que se encuentran en las mismas pirámides.

Muchos de ellos poseían, o al menos los poseían sus colaboradores más cercanos, avanzados conocimientos astronómicos que chocan contra la “verdad oficial” que defienden algunos estudiosos para quienes los mayas no conocieron ni la rueda, ni las lentes ni otros avances técnicos.

La gran plaza de Tikal, rematada por una enorme pirámide de 68 metros de altura, es en realidad un complejo calendario astronómico que fue diseñado para que con sus alineaciones obligara al Sol a ejecutar curiosos juegos lumínicos cada vez que llegaban fechas importantes.

 

la gran plaza de tikal

 

Entre la información estelar que se encriptó en la plaza, se encuentran alusiones que se han identificado con planetas como Urano y Neptuno, que no fueron descubiertos hasta los siglos XVIII y XIX.

Sin embargo, los mayas sabían de su existencia hace casi tres mil años.

Y eso que dice que no conocían las lentes y que, por tanto, ni siquiera imaginaron primitivos telescopios. Para explicar el origen de Tikal, que como he dicho antes pareció surgir de la nada, han cobrado fuerza ciertas teorías difusionistas.

Quizá no sea casualidad que las estelas de Tikal muestren motivos y detalles muy similares a los de Angkor (Camboya).

En ambos lugares, las construcciones son extremadamente parecidas. Podemos decir lo mismo de las claves astronómicas que muestran. Estos y otros muchos indicios sirven para que consideremos como probable el origen asiático de la cultura maya.

Si fuera así… más de una interrogante tendría respuesta.

Pero claro, ¡también puede haber ocurrido lo contrario!

 

¿Tienes ganas de más? Te dejo un vídeo de un viajero para que lo disfrutes más en vivo

 

 

Ya sabes, deja un comentario si te apetece curioso y ¡comparte la historia! 😉

¡Tengo más curiosidades de la Historia para ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *