TIKAL, El templo del gran Jaguar

tikal, la ciudad de las estrellas
5 (100%) 2 votes

Tikal Maya

 

 

Fecha: 900 a. C.

Lugar: Selva del Petén (Guatemala)

Un setenta y cinco por ciento de pendiente para sus Pirámides fue la inclinación que los mayas creyeron precisa para acercarse a los dioses en Tikal, una urbe que se semeja —y mucho- a ciertas urbes asiáticas

Quizás fue la primera gran urbe maya…

Son nada menos que más de cuatro mil las construcciones que levantaron los mayas en esta urbe imposible. Bueno, voy a ser más exacto: cuatro mil que han subsistido hasta nuestros días, puesto que los habitantes de Tikal tenían la extraña costumbre de destruir las construcciones que había ocupado una persona cuando esta moría.

A pesar de que las investigaciones en Tikal empezaron hace apenas hace sesenta años, los especialistas ya han determinado con determinada seguridad que la urbe pertenece al primer periodo maya.

Lo que sorprende es que siendo prácticamente la génesis de esta misteriosa cultura, en sus templos se advierta una armoniosidad y preparación minuciosa.

Piramide de Tikal

piramide de tikal

Puede decirse que siendo las de Tikal las primeras pirámides construidas, la perfección de estas no se consiguió en los venideros 2 mil años. Como mucho, se igualó

Ahí reside uno de los misterios de esta espectacular capital: ignoramos cuál fue la fuente que les dio tan elevado nivel de desarrollo.

Templo del gran jaguar

Otro detalle esencial —y a tomar en consideración por el viajante ya antes de atreverse a “escalar”— es que los constructores de estas pirámides llevaron a la expresión máxima su convencimiento de que estas edificaciones eran escaleras cara el cielo

El templo del gran jaguar una pendiente de hasta el setenta y cinco por ciento por ciento, lo que la transforma en una genuina pared vertical.

Mucho de los obreros que trabajaron en su construcción murieron al precipitarse por sus horribles terraplenes. Del mismo modo que hace miles y miles de años, muchos turistas han fallecido en su anhelo por lograr la corona que encabeza cada una de las pirámides de Tikal.

La asimismo llamada “Manhattan de Centroamérica“, la Manhattan del pasado, se construyó para retar a la naturaleza y estar cerca de los dioses. La meta de aquellos hombres era elevarse sobre la línea de la selva. Ceibas y caobas alcanzan en esta zona del Petén los cincuenta metros de altura, y los mayas desearon surgir entre la naturaleza de este apartado sitio que fue ignoto para el hombre moderno hasta mil ochocientos cuarenta y ocho.

Tikal: lugar en donde se oyen las voces de los espíritus

Voces en tikal

Ya antes, absolutamente nadie supo de Tikal, nombre que significa “lugar en donde se oyen las voces de los espíritus“.

Afirman los indígenas que todavía el día de hoy se puede oír a los ancestros, a aquellos hombres que perdían la vida en los sacrificios en honor de los dioses,que se festejaban en pirámides como las del Gran Jaguar, otrora pintadas de colores vivos, una tónica que sí puede considerarse como común a todas y cada una de las urbes mayas, que aunque el día de hoy son un monocromo espectáculo de color tierra.

Otrora florecían en colorados, turquesas, amarillos, etcétera, los colores que usaban para pintar sus edificios. Pocos pueden explicar con fáciles argumentos de qué forma los mayas transformaron a esta urbe en un prodigio arquitectónico. Su aislamiento, la carencia de acceso a las canteras y otros óbices hacen de bastante difícil justificación la aparición de Tikal.

Las ruinas de Tikal, La Ciudad de las Estrellas

Donde no había nada, brotó esta ciudad que llegó a tener setenta.000 habitantes y en la que sus líderes fueron sepultados dentro de tumbas majestuosas que se hallan en exactamente las mismas pirámides.

Muchos de ellos tenían, o bien por lo menos los tenían sus cooperadores más próximos, avanzados conocimientos astronómicos que chocan contra la “verdad oficial” que defienden ciertos estudiosos para quienes los mayas no conocieron ni la rueda, ni las lentes ni otros avances técnicos.

La enorme plaza de Tikal, rematada por una gran pirámide de sesenta y ocho metros de altura, es realmente un complejo calendario astronómico que fue desarrollado a fin de que con sus alineaciones obligara al Sol a ejecutar curiosos juegos luminosos toda vez que llegaban datas esenciales.

la gran plaza de tikal

Entre la información estelar que se encriptó en la plaza, se hallan alusiones que se han identificado con planetas como Urano y Neptuno, que no fueron descubiertos hasta los siglos XVIII y XIX.

No obstante, los mayas sabían de su existencia hace prácticamente 3 mil años.

Y eso que afirma que no conocían las lentes y que, por lo tanto, ni tan siquiera imaginaron primitivos telescopios. Para explicar el origen de Tikal, que como he dicho ya antes pareció surgir de la nada, han cobrado fuerza ciertas teorías difusionistas.

Quizás no sea casualidad que las estelas de Tikal muestren motivos y detalles muy afines a los de Angkor (Camboya).

En los dos lugares, las construcciones son exageradamente similares. Podemos decir lo mismo de las claves astronómicas que muestran. Estos y muchos otros rastros sirven a fin de que consideremos como probable el origen asiático de la cultura maya.

Si fuera así… más de una interrogante tendría contestación.

Mas claro, ¡asimismo puede haber ocurrido lo opuesto!

¿Tienes ganas de más? Te dejo un vídeo de un viajero para que lo disfrutes más en vivo

 

Ya sabes, deja un comentario si te apetece curioso y ¡comparte la historia! 😉

¡Tengo más curiosidades de la Historia para ti!

Un comentario sobre “TIKAL, El templo del gran Jaguar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *