Las Cuevas de Altamira

5 (100%) 2 votes

¿Quién descubrió las cuevas de Altamira?

 

La cueva de Altamira se descubrió de casualidad por un campesino llamado Modesto Cubillas, mas quien descubre su arte al adentrarse en la cueva años después es Marcelino Sanz de Sautuola, quien fuera un erudito de la temporada.

Como curiosidad agregar que la entrada a la gruta estaba llena de elementos o bien instrumentos de era paleolítica.

Pablo Picasso fue uno de sus primeros visitantes ilustres.

Entró en aquella caverna encorvado, alumbrando con un candil la húmeda roca y aquellos fantásticos grados.

Contempló en silencio y a lo largo de largos minutos, los bisontes  policromados, los corzos afinados y los dibujos de humanos febriles de movimiento.

Estaba en la Capilla Sixtina del arte rupestre de las grutas de Altamira. “No hemos inventado nada” afirmó el inmortal artista malagueño frente a la vista que se abría ante sus ojos.

 

¿Donde están las cuevas de Altamira?

 

Altamira se halla en el ayuntamiento de Santillana del Mar, al oeste de la urbe de Santander y más o menos a treinta quilómetros de exactamente la misma.

Está ubicada en el punto más alto de una colina Cantábrica, lugar desde el que se puede contemplar el paisaje montañoso de la Cordillera y las suaves colinas del litoral.

La gruta de Altamira fue pintada hace unos tres mil años. Aquellos hombres cromañones como , escribían, cuando trazaron aquellas figuras, uno de los últimos episodios de la historia de hombre ya antes de la aparición de las civilizaciones.

Perteneciese a la llamada cultura Solutrense quién es conforme los últimos estudios genéticos, cruzaron el Atlántico hace unos dieciocho mil años.

Llegaron a América, aun posiblemente fuesen los primeros, o bien cuando menos los primeros que lo hicieron desde Europa.

Lo que absolutamente nadie puede negarles -y a pesar de ello, este extremo intenta ser obviado por quienes escriben los libros de texto- es que en sus genes preservaron la prueba y de que la verdad oficial de la llegada del hombre a América hace once mil años, proveniente de Asia a través del estrecho de Bering no es cierto totalmente.

Aquellos hombres salieron de las grutas y también identificaron sus primeras construcciones miles y miles de años después. Y esa gruta Cantabria, la de Altamira, quedó oculta por la maleza entre riscos y montañas.

Quedó de esta manera hasta el momento en que de forma natural y causal Marcelino de Sautola  descubrió las pinturas en el año mil ochocientos sesenta y ocho cerca de Santillana Del mar.

 

Las pinturas rupestres de la cueva de Altamira

 

Junto a las pinturas rupestres de lascaux en francia, las de las cuevas de Altamira son las obras de arte prehistórico más importante, ricas y bellas en Europa.

 

Bisonte cuevas Altamira

Bisonte de Altamira

Perteneciese a la llamada cultura Solutrense quién es conforme los últimos estudios genéticos, cruzaron el Atlántico hace unos dieciocho mil años.

Llegaron a América, aun posiblemente fuesen los primeros, o bien cuando menos los primeros que lo hicieron desde Europa.

Siempre y en toda circunstancia se ha pensado que las pinturas rupestres fueron algo como menú de caza;

Grabados pintados con esfuerzo por artistas sacerdotes que de esa forma pedían a fuerzas superiores ayuda a fin de que los cazadores trajesen bisontes como premio a sus jornadas de caza.

No obstante las pinturas rupestres son más que representaciones mágicas de los primitivos “chamanes”.

Quizás significan considerablemente más cosas. Sí, tal vez son menús de caza. mas al unísono son libros de historia; son asimismo la representación del planeta interior y el planeta superior de nuestros antepasados

Son asimismo un mensaje en el tiempo, el medio más imperecedero  que tuvieron aquellos “cavernícolas” para reflejar los saberes a los que los hombres de aquella temporada accedieron bien por días naturales o por otros medios artificiales para lograr estados perturbados de conciencia, merced a los que desde mucho hace un tiempo, los chamanes conseguía de tomar contacto con el reino de los espíritus, la morada de los dioses el cosmos escondo de los seres del más allá.

 

Pinturas Altamira

 

Uno de los últimos descubrimientos sobre las pinturas de Altamira es verdaderamente sorprendente.

Lo ha realizado la estudiosa Francisca Martín Cano. Según ella los bisontes de la gruta de Altamira reflejan, en su predisposición de qué forma era el cielo un catorce de febrero de hace trece mil años.

Una data en la que curiosamente empezaba el periodo de lluvias en aquella zona. Y no es la única de las situaciones astronómicas reflejadas por aquellos hombres grabados.

Ahora a aquellos artistas prehistóricos debemos sentirlos como insuperables astrónomos en cuyas grutas dejaban perseverancia de las “cartas celestes” que guiaban su vida.

Indudablemente, las pinturas de Altamira reflejan conocimientos elevados por la parte de unos hombres a los que imaginábamos como cavernícolas.

 

Cazadores ciervos altamira

 

Unos hombres que ahora se nos representan como geniales observadores del cielo y de los ciclos de la tierra, unos hombres que en suma, vivían en constante conexión con la naturaleza, bien sea tanto la perceptible como la invisible puesto que muchas son las pinturas rupestres que presentan objetos y símbolos que todavía prosiguen sin ser interpretados, ¡mas eso es ya otra historia!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *